Cursos de italiano para extranjeros: escritura creativa y actuación como recursos en el aula.

VIVIR ITALIANME

Cuando hablamos de cursos de italiano, nos alejamos cada vez más del análisis gramatical puro para acercarnos a la comunicación. Basta con mirar los manuales de italiano para extranjeros que usamos todos los días durante nuestras lecciones para realizar esta transformación. En este momento, las unidades (capítulos) están divididas por temas (moda, cultura, ambiente, en el bar, entre otros) y cada una tiene en cuenta una parte de la realidad, un contexto probable que los estudiantes podrían vivir durante su experiencia italiana.

Tratamos siempre de desarrollar cursos de lengua y cultura italiana a la vanguardia, presenciales y en línea, que no solo aborden la gramática y la comunicación, sino que se basen en otras áreas: a veces profundizamos algunos temas a través de la literatura, otros con escritura, música, arte, o nos ponemos un par de zapatos cómodos y nos dedicamos al trekking urbano (en nuestro caso, estar en Florencia es realmente una suerte!). No es solo una forma de diversificar la oferta, sino también una oportunidad para aprender un idioma a través del cuerpo y de los procesos mentales que son diferentes a aquellos exclusivamente lingüísticos.

En nuestra experiencia, el uso de la creatividad en el aula es muy apreciado para poner en práctica lo aprendido hasta el momento. Por ejemplo, en una de nuestras clases de italiano online de nivel B1, inspirándonos en el manual que dedicó una unidad a figuras históricas italianas, elegimos profundizar sobre la vida de Artemisia Gentileschi, una gran pintora del siglo XVII, que dejó huellas indelebles en nuestra ciudad. Durante una lección, pedimos a cada estudiante que investigara un poco sobre el tema y que lo contara delante de la clase de manera independiente. En esta circunstancia la contraseña fue «demos inicio a la fantasía«! La clase en grupo logra siempre sorprender con talento y habilidad. Hay quienes, como Ewa, prepararon diapositivas como si asistieran a una conferencia; Jennifer propuso una Gentileschi en versos; Miriam, por otro lado, la trajo a la vida personificándola y dando vida a una entrevista que fue más allá de las fronteras del espacio-tiempo.

En este caso, como en muchos otros, el desafío para nosotros, los profesores, es dejar más y más espacio para los estudiantes, para darles la oportunidad de expresarse de acuerdo a su personalidad y ser guías para ellos en el descubrimiento no solo del italiano, pero también de su nueva identidad como hablantes de este idioma. Gracias a una experiencia como esta, quién está aprendiendo ha podido experimentar una nueva forma de aprender y encontrar un terreno fértil para superar sus límites, tanto en clase como en la vida. No queda nada más, por lo tanto, déjate llevar por la imaginación y continua esta aventura!